Artículos en revistas artistas extremeños escultura Exposiciones

Atónito

El martes se inauguró Atónito en el Guayasamín. Me gustó ver allí a Mª del Mar Lozano, y a Ian, que después de más de un año todavía se acordaba de mí. Esto es lo que escribí para Avuelapluma (no es exactamente lo mismo que ha salido publicado, porque lo corregí y se han debido liar con los dos textos):

Toni Barroso, o Niki, como sus amigos le llamaban, siempre intentó vivir fiel a su personal manera de entender la vida y el arte. Hacía mucho tiempo que se había marchado de Cáceres, donde se formó en la Escuela Eulogio Blasco, para irse a Salamanca a estudiar Bellas Artes, aunque no terminó la carrera.
A los veinte años se fue a Madrid, fichado por una galería que le auguraba un futuro prometedor, pero pronto se desencantó de un mundo en el que los intereses económicos parecían estar por encima de sus inquietudes como artista. Se marchó a Londres, y después a Colonia, donde vivió durante varios años y donde descubrió una manera de entender el arte diferente. Allí trabajó como fotógrafo de moda y desarrolló una obra colorista y abstracta, influida por la Bauhaus, por Paul Klee…
En el año 2004 regresó a Cáceres, aunque nunca perdió del todo la vinculación con Colonia. Aquí formó parte del colectivo Arte Abierto, expuso sus obras en bares como el María Mandiles, y en el Centro Cultural San Jorge, y la acción que realizó en 2005 en la Plaza de San Jorge, titulada “Con la cruz a cuestas”, posiblemente habrá quedado en la memoria de todos los que visitaron Foro Sur aquellos días.

El pasado once de febrero, habría cumplido treinta y cinco años. Por eso, cuando, a principios de noviembre, Abigail Narváez y Eva Granados empezaron a organizar Atónito, la exposición que se puede ver hasta el 25 de febrero en el Guayasamín, pensaron que ésta sería la mejor fecha para recordar a su amigo. Seguramente, él habría celebrado su cumpleaños por todo lo alto, hablando como siempre de sus proyectos y sus ideas. Siempre estaba tramando algo, y, con sus amigos, muchos de ellos artistas o vinculados con la creación, compartió iniciativas como los Malditos Miércoles, La Conce o el fanzine Los Bomba, que animaron el ambiente cultural alternativo cacereño.
En Atónito hay obras de Toni, cedidas por sus amigos, y una proyección de más de ochenta fotos de su vida, de sus amigos, de La Conce, de sus exposiciones… Además, algunos artistas y amigos como Ángel Sotomayor, Tete Alejandre, Sebastián, Elisabeth Ferber, Matilde Granados, Marce Solís, Juanma Barrado, Virginia Rivas, Abigail y Eva, entre otros, han decidido aportar obras creadas para la ocasión. También hay esculturas de Francisco Hernández Cano o de Calderón Silos, para las que posó como modelo, bocetos, y objetos que dan a conocer aspectos menos conocidos de su trabajo y de su vida.
“Toni desarrolló su trabajo de una forma multidisciplinar, muchos de los amigos que tenía se movían en distintos terrenos de la creación y pensamos que a él le hubiera gustado un evento de este tipo. Donde todos o casi todos los ámbitos de la creación artística tengan cabida”. En cuanto al nombre de la exposición, Atónito, Abigail cuenta también que “describe bastante bien cómo nos quedamos cuando nos enteramos de lo que pasó con nuestro amigo y resume las sensaciones que nos produce todo este tema”.

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Un comentario

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *