Exposiciones museos

Camino Blanco / Ofelia

El viernes se inauguró en el Museo de Cáceres una exposición muy interesante de la pintora Paloma Souto y el fotógrafo Andrés Zuazo, que tratan de recrear el bosque gallego en dos espacios diferentes del museo. 
La serie Camino Blanco, expuesta en la sala de exposiciones temporales, está formada por doce pinturas de Paloma Souto, acompañadas de fotografías de Andrés Zuazo, que representan las doce clases de árboles que los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela se encuentran al entrar en Galicia desde el camino francés. 
En el aljibe, Paloma Souto ha realizado una intervención en la que reinterpreta la muerte de Ofelia, tomando como punto de partida la pintura del prerrafaelita John Everett Millais, que aparece reflejada sobre el agua. El aljibe se ha convertido en un bosque de abedules gracias a los sonidos de los pájaros, a unas proyecciones en la pared y a los árboles reales que se han colocado allí para la ocasión. 
fotomontaje sin árboles
El resultado es bastante espectacular, aunque quizás debería haberse cuidado más la figura de Ofelia, haberle dado más volumen y realismo. Pienso que la proyección no es la solución más acertada.
Por otra parte, me ha parecido “curioso” el planteamiento global y el “itinerario recomendado” que han dado a la exposición Miguel Cereceda y Michel Hubert, y que ha quedado reflejado en el texto del catálogo. La propuesta es que el espectador tiene que ver en primer lugar las pinturas de “Camino blanco”, situadas en la sala de exposiciones temporales, porque este espacio representa el día, la superficie, y en segundo lugar el aljibe, que por ser un espacio “subterráneo” representa la noche, la oscuridad y el mundo de los sueños. Este fue el recorrido que se hizo el día de la inauguración, y de hecho Miguel Cereceda repitió varias veces que la intervención del aljibe se encontraba a una altura inferior a la que nos encontrábamos, pero tal como está configurada la visita al museo es un recorrido imposible. Además, imagino que cuando se habla del aljibe como un espacio “subterráneo” se hace de manera simbólica, aunque quien lea el texto del catálogo sin haber visitado el museo posiblemente se lleve una imagen distorsionada del espacio. Pienso que la visión que se dio sobre esto hace algunos años en la exposición de Ángela Lergo titulada “Debajo del agua” por situarse la sala a una altura inferior a la del aljibe era mucho más acertada.
Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

2 Comentarios

  1. Montaña.Escribiste un artículo sobre tu visión sobre mi instalación Ofelia en el Museo de Cáceres, muchas gracias por interesarte. Quise contestarte entonces, lo hago ahora…un poco tarde..una pena que no hablases conmigo el día de la presentación con los comisarios, te hubiese explicado cosas que solo sabía yo, ya que la exposición la organicé sola en todos los aspectos. Te quiero hablar de lo que fue la gestión cultural, producción y medios.El director del Museo me dio el proyecto con los últimos fondos de que disponía. El Museo de Cáceres en la actualidad está bajo mínimos, lo he comprobado personalmente este pasado fin de semana, a pesar de que la ex ministra Gonzalez Sinde estuvo de visita durante el montaje (no nos dejaron trabajar en el Aljibe ese día) creo que se comprometió a efectuar las reformas mas imprescindibles del Museo pero no ha habido ningún resultado tangible.Gestioné los fondos de los que dispuse de manera que se pudiese editar un catálogo que actualmente está reeditando y vendiendo la editorial patrimonio de Extremadura, aunque yo no tengo derechos de autor. Se pagó a la imprenta el texto y la traducción, todos ellos cacereños, la fotografía la hicimos nosotros, yo lo maqueté y diseñé, el cien por cien del presupuesto se quedó en Cáceres porque a mí me pareció una cuestión ética. Necesité un cantero,(de Cáceres), y un equipo de montaje (también de Cáceres) para que se metieran conmigo en el agua a plantar árboles, El Museo Vostell nos prestó un proyector el otro lo puso la entidad, el ordenador portátil que se usó para el video de la sala de pintura era el personal del Director del Museo, Miguel Cereceda colaboró gratis.Los árboles fueron una donación yo misma los corté embalé y transporté desde Lugo hasta Cáceres.Como no había presupuesto para nada más, no pude hacer un holograma con Ofelia, usé para la proyección una imagen de 700 pixeles bajada de la red con la ayuda desinteresada de un experto en infografía. Como puedes imaginar yo no cobré nada por mi trabajo, siguiendo esta moda actual de que los artistas trabajamos gratis.Y con esto construí la instalación…con presupuesto casi zero. Pero tuvimos mas de 15000 visitas, los niños que entraban con los colegios se quedaban asombrados (y yo de verlos mas), las guias de la ciudad explicaban la instalación mejor que yo….Estuvo bien, exceptuando que no pudimos hacer la presentación en tiempo porque FORO SUR no permitió ninguna actividad o promoción a la vez que ellos, también viajé a Lugo para pedir en la diputación colaboración institucional y promoción para la exposición (no dinero), pero la delegada de cultura de la Diputación de Lugo Raquel Abraira me dijo que si no era de ninguna asociación local o estaba empadronada en el lugar no podía hacer nada por mi. Le contesté que era miembro de Sculpture-Network y que por Europa nos mezclábamos sin ser de ningún club local, le dí un folleto a ver si se hacía socia y se ampliaba su horizonte. Pero nada, me quedé sola como siempre y a mi estas cosas me afectan mucho, cada vez mas.Tuve sin embargo algo de suerte, pude realizar una exposición que a mí me importaba mucho, Ofelia mas que una imagen técnicamente lograda es el lenguaje de la que tiene un acceso limitado a la palabra y se ve arrastrada al agua. Dicen que la muerte no es representable por alguien vivo. Se equivocaron. Creo honestamente que no se podía hacer mas con menos, y a veces con nada.Y con nada no hay quien trabaje.Tenemos tantas dificultades para todo que yo he pensado seriamente dedicarme a otra cosa y poner..- una mercería-Paloma Souto

  2. Hola Paloma. Gracias por tu comentario. Quiero decirte que conozco perfectamente tanto la situación actual del Museo de Cáceres como la que existía en el mismo espacio durante las fechas en que se hizo tu exposición. Me ha parecido interesante conocer cómo se gestó, con qué medios técnicos contaste, y a qué dificultades te tuviste que enfrentar pero creo que lo que escribí sobre tu exposición es bastante positivo y no entiendo muy bien el comentario.Igual que tú sé lo que es trabajar con pocos medios (o con ninguno) pero no estoy de acuerdo contigo y creo que con poco se puede hacer mucho.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *