innovación abierta en la gestión de proyectos culturales

Caso práctico – Semana 13 #iac11

CAMON es un espacio tecnológico de interacción y creación, dependiente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, con sede en Madrid, Murcia y Alicante. Se trata de un centro interesado, especialmente, en el uso de la tecnología para acceder al conocimiento, en la cultura libre, la creatividad, la participación y el aprendizaje. 
CAMON se dirige a todos los públicos interesados en la tecnología, la cultura libre y la creatividad y, en general, a todas aquellas personas que busquen satisfacer su curiosidad con nuevos conocimientos y formas de participación. En concreto, realiza actividades relacionadas con cinco áreas temáticas preferentes: música, arte multimedia, cine, fotografía y solidaridad / medio ambiente.
En su web se define como “encontrar, experimentar y compartir”, “tecnología y conocimiento” o “un archivo para descubrir y aprender a cualquier hora” y se indica que la interacción con sus usuarios es su principal eje de actividad pero…  
¿Cuál es la relación de CAMON con sus usuarios?
CAMON oferta a sus usuarios actividades diversas de carácter presencial, como talleres, charlas, encuentros, conferencias, reuniones… además de una comunidad online (red social) que permite compartir imágenes o vídeos, crear grupos y enlazar los perfiles con otras redes sociales. (A esto hay que añadir que habitualmente las actividades de los centros CAMON son retransmitidas via streaming, amplificando el número de usuarios virtuales). 
Todas las acciones de CAMON se enmarcan dentro de la filosofía del BeLearning: es posible aprender a cualquier hora del día y en cualquier contexto, divirtiéndose, experimentando, haciendo, actuando y sobre todo, compartiendo y, precisamente para experimentar, hacer y actuar, las actividades de CAMON van acompañadas siempre de un claro componente práctico que permite satisfacer y fomentar las necesidades creativas de sus usuarios. 
CAMON busca que los usuarios pasivos que se limiten a consumir su oferta cultural, se conviertan en prosumidores, una nueva figura que se sitúa a medio camino entre el usuario y el productor, que no sólo consume productos culturales sino que también los crea, los produce, los reinterpreta o los remezcla.

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *