innovación abierta en la gestión de proyectos culturales

Caso práctico – semana 14 #iac11

Internet y las nuevas tecnologías han facilitado la creación y la producción a través de la red, pero también han conseguido cambiar el modelo tradicional de distribución de manera que, como afirma Chris Anderson, nos encontramos ante un periodo de transición entre la economía de la escasez y la economía de la abundancia o economía long tail. 
Lo esencial del modelo distributivo que caracteriza a la economía Long tail es que ha superado la distribución controlada característica del modelo de mercado anterior y marcada por un espacio limitado de almacenamiento que implicaba que sólo algunos productos pudiera ser distribuidos. Las nuevas tecnologías han logrado romper las fronteras geográficas y por eso gracias a la distribución a través de internet es posible cubrir nichos de mercado que hasta este momento se consideraban poco relevantes. 
Gracias a las nuevas posibilidades y a la reducción de los costes de almacenamiento y distribución a través de internet (y a la digitalización de determinados productos, entre los que se encuentran los culturales) es posible ampliar la oferta y esto es algo que beneficia a los consumidores.
En un modelo basado en la distribución controlada,  los productos que logran salir al mercado luchan por posicionarse y alcanzar el primer puesto dentro de su sector a través de los medios de comunicación de masas que tratan de influir así sobre las decisiones y los comportamientos de los consumidores. 
En la economía long tail no hay un solo número uno sino muchos y los productos se posicionan a través de las opiniones, comentarios y recomendaciones de los propios consumidores, que pueden llegar a convertirse en líderes de opinión gracias a los blogs y las redes sociales. 
Cada uno de los productos distribuidos según el nuevo modelo no supone una amenaza para los productos que representan el modelo anterior, pero en su conjunto sí que pueden llegar a constituir una dura competencia que puede llevar a que ciertos modelos de negocio aparentemente consolidados tengan que replantearse sus modos de distribución. 
La importancia del posicionamiento de los productos y el concepto de número uno, tal y como los entendemos ahora, seguirán existiendo mientras existan los medios de comunicación de masas que han creado ese sistema, pero su repercusión directa sobre el consumo irá disminuyendo progresivamente a medida que se consolide la economía long tail y aumente la influencia de los consumidores como líderes de opinión.
Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *