internet museos

¿Cómo se restaura una obra de arte? El Paraíso de Tintoretto en el Museo Thyssen

Mañana cuatro de marzo se presentan en el Museo Thyssen de Madrid los resultados de la restauración de El Paraíso de Tintoretto. De esta manera culminan unos trabajos iniciados en marzo de 2012 y patrocinados por el Bank of America Merril Lynch a través de su Proyecto Global de Conservación de Arte. 
El Paraíso es una pintura fechada en torno al año 1588, cuando Tintoretto contaba ya con más sesenta años, y presentada por el artista como boceto para el concurso convocado por el Palacio de la Señoría de Venecia para sustituir la entonces deteriorada obra al fresco de Guariento en la Sala del Gran Consejo. Otro boceto de esta obra se conserva en el Museo del Louvre.
El Museo Thyssen, con motivo de su 20 Aniversario, ha querido involucrar al público en todo el proceso de restauración de la obra, para lo que ha desarrollado diferentes estrategias que se complementan dentro y fuera del propio museo que, por su marcada vocación didáctica, no sólo han dado a conocer cómo se estaban realizando los trabajos de restauración de El Paraíso, sino que han conseguido encontrar respuestas fáciles ante la pregunta ¿cómo se restaura una obra de arte? 
El primer paso es trasladar la obra a un laboratorio de restauración, teniendo en cuenta que el traslado de cada obra de arte dependerá de sus propias características. En el caso de El Paraíso, debido a su gran tamaño y al peso de marco, fueron necesarias ocho personas, además de una grúa. 

Descolgado y estudios de “El Paraíso” / Taking the painting down and preliminary studies of “The Paradise” from museothyssen on Vimeo.

Antes de restaurar una obra de arte es necesario realizar unos estudios previos, de cuyos resultados dependerán los criterios y metodologías a la hora de intervenir en la obra. Según nos indica el micrositio creado específicamente para la restauración de El Paraíso, estos estudios se basan en  técnicas fotográficas digitales, radiografías y en el análisis de los materiales presentes en la obra para conocer su composición original. Los resultados de los estudios previos de El Paraíso se dieron a conocer en una pequeña exposición celebrada en el verano de 2012, en la que además se mostraron cuáles serían los procedimientos y técnicas que se emplearían durante la restauración.


Vista de la exposición, en la que se mostraron radiografías de la obra.
Foto: Micrositio El Paraíso de Tintoretto en restauración

Los trabajos de restauración se realizaron en directo, a la vista de los visitantes del Museo. Según se explica en la web, se ha sustituido el bastidor metálico por uno de madera, más flexible y menos pesado. Además, la obra estaba reentelada a dos telas a la vez, de las cuales se ha eliminado una y se ha realizado un reentelado flotante, tensando una tela al nuevo bastidor que amortiguará el lienzo sin necesidad de adhesivos.

Visitantes observando la restauración.
Foto: Facebook del Museo Thyssen

Creo que este tipo de iniciativas son muy necesarias y positivas para estrechar vínculos entre el museo y sus visitantes, porque además de mostrar en directo los trabajos de restauración se han difundido los resultados técnicos y artísticos de los estudios casi a tiempo real. Me parece incluso un ejercicio de transparencia porque los visitantes al Museo Thyssen han tenido la oportunidad de saber casi en todo momento qué pasaba con esa obra que no estaba colgada en su pared habitual, aunque he echado en falta conocer el presupuesto destinado a este proyecto. 

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

2 Comentarios

  1. Me ha gustado la iniciativa del Thyssen. No la conocia. En el Lovre también hay un espacio donde los visitantes pueden ver como restauran obras. El Thyssen siempre va dos pasos por delante de otros museos españoles, y se agradecen estos proyectos que implican más transparencia con el visitante como bien dices tú. Además, es algo que no vemos, ni conocemos, y por lo tanto, interesante y curioso ver como desarrollan las tascas los profesionales de la restauración. Gracias por darlo a conocer.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *