arte contemporáneo artistas extremeños Exposiciones

Dragones

No sé si es algo que sólo pasa en Extremadura o es algo generalizado pero cuando llega el verano (a no ser que sea año electoral) la prensa empieza a interesarte un poquito más de lo normal en la cultura y en concreto por el arte contemporáneo. Así descubrí hace dos veranos el trabajo de Fati Rubio, una jovencísima artista cacereña que por entonces estaba a la mitad de sus estudios de Bellas Artes en Salamanca. Acompañaba la entrevista una fotografía de Fati junto a uno de sus autorretratos, una pintura. Después de esa entrevista, Fati siguió sus estudios y poco a poco fue abandonando la pintura y especializándose en grabado, la técnica que centra su exposición “Dragones” y también su Trabajo Fin de Grado que ha presentado en la Facultad hace muy pocos días.

Desde que abrimos la sede de Lemon y Coco, Fati se convirtió en una habitual de las exposiciones. Venía a visitarnos cada vez que venía a pasar unos días a Cáceres y a veces se quedaba horas. Nos decía que eso formaba parte de su aprendizaje y a mí, personalmente, no para de sorprenderme. Es una esponja. Escucha con atención cualquier comentario, por absurdo que pueda parecer, y responde cosas sorprendentes que quizás a ti nunca se te hubieran pasado por la cabeza.

“Dragones” es su primera exposición y ha tardado casi un año en materializarse. Después de varios intentos por hacer la selección de obras, basándonos en diferentes criterios técnicos, temáticos o estéticos, Fati lo tuvo claro:

No creo que tenga que inventarme un  proyecto que no sea mi autorretrato. Puesto que todo lo que hago, o parte o son interpretación es de ese “yo” que tenemos todos, y todos nos disponemos a encontrar, cada uno de la forma que quiera. (…) Realmente creo que no existe un ” yo” definido y cerrado, sino un “yo” flexible, cambiante y algo descontrolado por segundos, por el más mínimo motivo externo.

“Dragones” es una exposición sobre en la que todas las obras están impregnadas por la “obsesión identitaria” de la artista, basándose en las teorías sobre esta materia del filósofo Clement Rosset en su libro “Lejos de mí. Estudio sobre la identidad“. La frase de Rosset “Más allá de la ceguera en la que se encuentra el individuo con respecto a sí mismo, la naturaleza de la irresistible e irrazonable ceguera que lo anima a vivir” explica por qué en algunas obras de la exposición y, en general en toda su producción, aparecen grafismos tapando los ojos. A esto habría que añadir el poema Corazón de Elena Medel que ha inspirado el título de la exposición:

“De puntillas bajaré al sótano del mundo, donde las niñas remedan su torso hueco con los juguetes que encuentran por la calle. Si te acercas a mi pecho, un dragón blandito te quemará los ojos, fabricando con tus pupilas una brújula que me pierda en el pasillo hasta tu cuarto”.

Junto a estas influencias, una de las obras presentes en la exposición parte de un aforismo de Kafka: “Una jaula fue en busca de un pájaro”. Esta obra, además, fue seleccionada en el Certamen de Artes Plásticas de Salamanca y estuvo expuesta en el DA2.

Fati Rubio

Todas las obras de “Dragones” tienen como nexo común la anatomía femenina y el autorretrato, pero han sido realizadas empleando técnicas gráficas diferentes: serigrafía tradicional y digital, grabado a punta seca, o la transferencia electrográfica. Muchas de ellas parten de fotografías propias de interpretaciones de obras de la fotógrafa Mira Nedyalcova.

Si queréis ver la exposición, podéis hacerlo hasta el próximo 21 de julio.

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *