innovación abierta en la gestión de proyectos culturales museos nuevas tecnologías

El papel de los museos en la sociedad red #iac11

El ICOM define Museo como “una institución sin fines de lucro, un mecanismo cultural dinámico, evolutivo y permanentemente al servicio de la sociedad urbana y a su desarrollo, abierto al público en forma permanente que coordina, adquiere, conserva, investiga, da a conocer y presenta, con fines de estudio, educación, reconciliación de las comunidades y esparcimiento , el patrimonio material e inmaterial, mueble e inmueble de diversos grupos (hombre) y su entorno”. De esto se deduce que los museos deben ser lugares orientados hacia la comunidad, y el patrimonio que conservan y el conocimiento que generan pueden considerarse bienes públicos que deben ser accesibles para todas las personas sin excepción pero…
¿de qué manera se puede garantizar un acceso universal y real a esos bienes públicos independientemente de la ubicación física del usuario?
Actualmente, los museos se encuentran inmersos, en mayor o menor medida, en un proceso de adaptación a la sociedad red similar al descrito por J. Francisco Álvarez en en el artículo “Ciberciudadanía, cultura y bienes públicos” sobre el e-gobierno: no basta con informatizar procesos o servicios básicos porque “si no se ofrecen nuevos servicios posibilitados por las nuevas tecnologías, posblemente no se podrán ofrecer ni siquiera los tradicionales de manera efectiva” y todavía queda mucho camino por recorrer hasta que se puedan ofrecer servicios novedosos acordes a las nuevas formas de relación social surgidas en el marco del nuevo espacio sociotécnico.
La digitalización de los fondos y su consulta a través de internet (independientemente del navegador que utilice el usuario) como ocurre con la Red Digital de Colecciones de Museos de España, promovida desde el Ministerio de Cultura con 68 museos de diferente titularidad, o propuestas más dinámicas como el Google Art Project permiten el acceso a los bienes albergados por los museos por parte de usuarios de todo el mundo pero todavía muchos museos son reacios a hacer públicas sus colecciones, por desconocimiento o por falta de recursos. Este tipo de procedimientos junto a otros como la posibilidad de descargar en diferentes formatos (audio, vídeo o texto) los resultados de jornadas, congresos, conferencias o publicaciones, contribuyen a consolidar las labores de conservación y divulgación de los museos definidas por el ICOM a través de la tecnología y aunque su generalización supondría una importante revolución en la sociedad de la información y el conocimiento, todavía quedan algunas preguntas en el aire:
¿cómo conseguir que el museo sea un “mecanismo cultural dinámico, evolutivo y permanentemente al servicio de la sociedad urbana y su desarrollo”?
Esta parte de la definición implica una comunicación bidireccional entre el museo y sus usuarios, orientada no sólo a transmitir conocimiento sino a producirlo. La retransmisión vía streaming de conferencias, congresos y otro tipo de actividades que se desarrollen, y el uso inteligente de las redes sociales dentro y fuera de los límites físicos del museo pueden contribuir a crear comunidades virtuales. Si en vez de prohibir la realización de fotografías para uso privado, se fomentaran espacios para compartir como grupos en Flickr, la relación entre los museos y sus visitantes podría llegar a ser más estrecha y fluida. Algo similar ocurriría con el uso de dispositivos móviles en las que los usuarios podrían descargar audioguías o aplicaciones para facilitar su visita. La National Gallery de Londres y otros, ya permiten hacerlo pero ¿podrán los usuarios de esas aplicaciones o de cualquier dispositivo con conexión a internet, añadir comentarios o fotografías de detalles, marcar sus obras favoritas, o establecer relaciones entre ellas para que otros usuarios puedan acceder a esa información y utilizarla para generar nuevos contenidos y ponerlos a disposición de la comunidad? ¿Llegarán a considerarse este tipo de acciones orientadas a producir nuevas formas de relación entre personas, personas e instituciones, personas y tecnología, personas y cultura, igual de necesarias que las exposiciones?

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/02/semana-1-el-nuevo-marco-tecno-social.html

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

9 Comentarios

  1. Me ha gustado mucho el post! Enhorabuena!La verdad es que los museos tiene un reto importante en la adaptación a las nuevas tecnologías. Hay que buscar un camino que no sea el uso indiscriminado de la tecnología. Esta no deja de ser un instrumento que hay que aprovechar al máximo para acercar el museo al público. En Barcelona el MNAC ha acercado al público obras de su fondo colocando reproducciones de las mismas a lo largo y ancho de la ciudad. Me pareció una buena iniciativa. También he pensado con tu artículo en como relacionar las redes sociales tipo Twitter, Facebook o GoogleBuzz con la segmentación de públicos. Es importante conocer los gustos del público e ir más allá sabiendo como llegar o acercar el museo a estos nuevos usuarios digitales. #IAC11 IAC11Saludos!

  2. Entiendo que en algunos museos con miles de visitas diarias, se prohiba el uso de cámaras y, especialmente, el de los flash… puedes llegar a molestar a los demás visitantes. Pero muchas veces me he visto con dificultades para documentar o para ilustrar un post en el blog sobre una exposición que he visto y en la que no he podido tomar una foto en condiciones.Eso podría suplirse si cada museo proporcionara una serie de imágenes con licencias libres, que permitieran su uso no comercial por parte de blogueras como nosotras…También hoy, comentando con una amiga sobre mi texto, hemos hablado de la posibilidad de que los museos facilitaran el inercambio de opiniones (y más cosas) entre los visitantes fuera del espacio físico del propio museo, donde es más difícil la conversación con desconocidos.Enhorabuena por la reflexión y un saludo.

  3. Pues parece ser que hay ciertos sectores (como aparece en el artículo) reticentes al uso de la cámara fotográfica en las salas de los museos. A mi me parece una falta de visión futura, de conexión con el público y de difusión importante. http://www.elpais.com/articulo/cultura/visitas/masivas/matan/arte/elpepucul/20110227elpepicul_2/TesMe parece interesante cuando dicen que las exposiciones blockbuster acabarán en unos años. No sé si será por la masificación de público o por la readaptación a otros modelos de exposición y difusión que tienen que ver con el progreso del marco sociotécnico que hemos tratado esta primera semana. #IAC11 IAC11

  4. No había tenido ocasión de leer ese artículo. La verdad es que creo que el fin de las megaexposiciones no tiene nada que ver con la masificación del público sino con la situación económica actual, y esperemos que el nuevo modelo que surja tenga en cuenta ese marco sociotécnico.:)

  5. Hola,Que post tan interesante y que comentarios tan enriquecedores. Sólo quería apuntar a que el problema de los derechos de autor está detrás de la imposibilidad de realizar fotos sin flash en algunas exposiciones. Para que sirva de ejemplo, en el MUSAC se incluye una clausulas en los contratos de adquisición de obras de arte,la cesión de los derechos de imagen de las obras adquiridas, ya sea para difusión o para la elaboración de catálogos.Yo también coincido con que el fin de las megaexposiciones está relacionado con la situación económica. Igual que ocurrirá con el cine, aunque en este caso por el cambio en la forma de consumo y las nuevas posibilidades de consumo que se han abierto.:)Saludos

  6. Lo de los derechos de autor tiene miga. Hace tiempo leí un manual sobre el tema y la conclusión a la que llegué es que si una obra se encuentra expuesta en un lugar de acceso público, como un museo, y por diversas razones su difusión puede ser de interés por cuestiones de actualidad (que forme parte de una expo temporal) está permitido fotografiarla siempre que se utilice para fines no comerciales. De todas formas, echaré un vistazo de nuevo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *