entrevistas

Entrevista a Julio Rey

Julio Rey presentó su obra pictórica en sociedad el año pasado, cuando todavía pocos sabían que pintaba en el garaje de su casa y escuchando heavy metal. Sobre todo, los domingos, cuando su trabajo en el periódico El Mundo le deja más tiempo libre. Pero Julio Rey llevaba ya buena parte de su vida pintando y también destruyendo parte de la obra con la que no quedaba satisfecho. Es la mitad de Gallego & Rey y seguro que le conoces por las viñetas sobre temas de actualidad que publica desde 1980 en la prensa española. Si te gustan sus viñetas, puedes ver el making of que sube casi a diario a su cuenta de twitter. En septiembre presentará una nueva exposición en León y luego presentará su nuevo proyecto, Mitomanías, en Madrid y en Gijón, con retratos, entre otros, de Steve Jobs y Obama.

JULIO REY
Julio Rey, foto de su perfil de Twitter

La mayoría de la gente te conoce por tu faceta como humorista gráfico, pero ¿cómo es el Julio Rey pintor?

Libre. En el proceso creativo del periódico observo unas normas básicas autoimpuestas como la desnaturalización ideológica, no me gusta que mis viñetas sean acusadas de sectarias, el tratamiento periodístico objetivo de la noticia: la viñeta de Gallego & Rey está inscrita en el ámbito de la sección de opinión de un periódico y por lo tanto, según mi criterio, tiene la obligación y el privilegio de contar y opinar sobre las noticias con su propio lenguaje, contamos la noticia de la mejor manera que sabemos hacerlo: dibujando. Como pintor libero los impulsos que se me han quedado en el tintero.

Cuando presentaste tu primera exposición el año pasado pocos conocían tu faceta como pintor, ¿cómo fue la acogida?

Superó positivamente todas mis expectativas. Bien es verdad que mis compañeros de la prensa fueron enormemente generosos: tuve buenas críticas hasta en cabeceras de la competencia a la mía, El Mundo.

Llevas pintando casi media vida, ¿por qué has tardado tanto en mostrar tu obra?

Efectivamente. Y destruyéndola, con gran disgusto de mi esposa. No hay nada más frustrante que ver diariamente una obra propia que no satisface. Llevaba años experimentando con el expresionismo abstracto, pero no llegaba a ninguna parte. Reconocerme en Basquiat me liberó y mi tapón se descorchó con estruendo, fue teúrgico. Pero es asumir el hecho de que “sé dibujar” lo que me lleva a la figuración y eclosionar mi universo.

4. ¿Qué diferencias (técnicas, conceptuales…) existen en tu nueva etapa con respecto al trabajo anterior?

Los accidentes de la geografía de mis tableros forman una parte muy importante de mi obra, nada iguala la expresividad de las vetas naturales. Lo que más me libera de mi Jeckyll periodístico, aunque las tipografías son maravillosamente inevitables, son los impulsos inconscientes del action painting: raspaduras, goteos…

¿Algún día veremos en una exposición trabajos de esa etapa anterior?

Espero que el interés por mi pintura crezca lo suficiente para que alguien se anime a realizar tareas arqueológicas.

Tus artistas de cabecera son Velázquez, Rubens y Van Dyck, ¿qué destacarías de cada uno de ellos?

Y PICASSO, sobre todo Picasso. Su sabiduría técnica, el aplomo de su trazo… La elegancia de Van Dyck es mi debilidad. Pablo Picasso dijo “yo no busco, encuentro” sinceramente, yo también estoy aprendiendo a encontrar.

¿Cómo te han influido otros artistas como Basquiat o Pollock?

Son las vetas que de mis tableros. Admiro y utilizo de una manera reverencial también a Antoni Tàpies y cada vez le descubro más en mis influencias y en las de Barceló, por cierto.

Lo que pretendes en tu obra es “llegar a lo más hondo del retrato” y has retratado a algunos de los artistas que influyen en tu obra y también al rey Juan Carlos. ¿Por qué te interesa tanto el retrato?

Supone un gran reto técnico en el que, con cada retrato que realizo, se fragua un poco más mi estilo como pintor. Y pintar la mirada: en los brillos de la pupila está la vida y su milagro.

El rey emérito tiene un retrato difícil y su caricatura tampoco fue fácil (aunque nada comparada con la de Doña Letizia con tanta cirugía) necesito modelos y no escojo los fáciles. A Pollock y Basquiat por pura admiración. En mi próximo proyecto que he titulado “Mitomanías” todo van a ser retratos, desde Steve Jobs hasta Barack Obama: mitos

ciento-cuarenta
Foto: Galería El arte de lo imposible

En una de las obras que presentaste en News pintaste a Twitter, ¿qué te parece como herramienta de comunicación?

Soy un tuitero (@reydibujante) muy activo, escogiendo escrupulosamente a quien seguir, es extraordinario, internet en general se ha convertido en un instrumento de trabajo utilísimo, para mi es la imprenta Gutenberg del siglo XXI. En mi pieza, “The bird”, el icono de Twitter tiene una parte orgánica, así pude pintarle el ojo y los brillos vitales de su pupila, un ente con vida propia.

Eres un asiduo visitante del Museo del Prado, ¿qué obras son tus imprescindibles?

Intentare alejarme de los tópicos. El Cristo muerto de Antonello de Messina; Santo Domingo de Silos de Bermejo; El bufón don Diego de Acedo “el Primo” de Velázquez; María de Medici de Rubens; el autorretrato de Van Dyck con Sir Endymion Porter; Los retratos preparatorios para La familia de Carlos IV de Goya…

¿Qué otros museos recomendarías?

Tengo debilidad por los Smithsonian de Washington, D.C. y su colección de expresionismo abstracto americano, claro.

¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Tienes prevista alguna nueva exposición?

En septiembre inauguro en León y luego presentar “Mitomanías” en Madrid y después llevarla a Gijón con mi galería oficial, El Arte de lo Imposible.

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *