arte contemporáneo museos

La Asociación de Amigos del Centro Helga de Alvear

El pasado jueves se presentó la Asociación de Amigos del Centro Helga de Alvear de Cáceres y desde el viernes podemos conocer todos los detalles en su web, a pesar de que desde la web de la Fundación aún no hay, a día de hoy, enlace ni referencia a la nueva Asociación, que cuenta actualmente con cuarenta socios y que está presidida por Paco Sánchez Lomba. 

La Asociación de Amigos del Centro Helga de Alvear se constituyó hace unos meses y tiene como objetivos la “promoción, estímulo, apoyo y desarrollo de cuantas acciones culturales, educativas y de otra índole tengan relación con la Fundación, para ayudar a su misión y a sus actividades y para incrementar sus colecciones, su conocimiento, su difusión nacional e internacional y su integración en la sociedad.” Para alcanzar estos fines realizarán “actividades de exposición, patrocinio, difusión, impresión, edición, pintura, escultura, fotografía, música, talleres infantiles, viajes culturales, visitas guiadas o cualesquiera otras.” Todas estas actividades se desarrollarán siempre en coordinación con la dirección del centro.

En definitiva, lo que pretende esta asociación, al igual que las asociaciones de amigos de los diferentes museos, es dinamizar el centro con actividades y, al mismo tiempo, contribuir a su mantenimiento, financiación y sostenibilidad. 

En la época de crisis en la que nos encontramos, casi cada día conocemos nuevas fórmulas empleadas por los museos para conseguir y rentabilizar fondos, desde el crowdfunding (que es considerado desde algunos sectores como “copago cultural”) hasta la búsqueda de patrocinios, convenios con otras instituciones o el alquiler de espacios para eventos. 

El Centro Helga de Alvear de Cáceres se abrió al público en el año 2010 y su acceso siempre ha sido gratuito. Recientemente han colocado urnas para que los visitantes que lo deseen puedan dejar un donativo pero leyendo la web de la Asociación me ha sorprendido algo que aún no se ha anunciado públicamente (al menos a mí no me consta) y de lo que tampoco hay rastro en la web de la Fundación: el alquiler de espacios. Desconozco si se llegarán a hacer públicas las tarifas o si será un servicio exclusivo para las modalidades de socios que lo permitan. Lo que sí creo es que será el primer museo público de Extremadura en ofrecer este servicio que, por otra parte, será una nueva fuente de ingresos para el centro. (Tengo una duda: al ser un museo público, ¿tiene la obligación de hacer pública las tarifas en el caso de que sea un servicio exclusivo para socios?)

Según indican en la web, ser Amigo del Centro Helga de Alvear implica convertirse en un “miembro activo y participativo de la sociedad y la cultura, que acepta una responsabilidad social, contribuyendo al crecimiento y consolidación de una institución que apuesta por la investigación, la formación, la divulgación y la reflexión en torno a la cultura visual contemporánea y la sociedad en que se gesta.” 

Para ser socio hay que enviar una solicitud por escrito a la Junta Directiva (la sede está en el propio Centro de Artes Visuales, C/ Pizarro, nº8) indicando la modalidad de socio y esperar la admisión. 

Después de haber consultado diferentes webs de Asociación de Amigos, me parece más que evidente que a la hora de definir las diferentes modalidades de socios se ha tomado como modelo a la Asociación de Amigos del Museo Reina Sofía. 

En la Asociación del Centro Helga de Alvear existen siete modalidades de amigos. Tres de ellas (Socios Mecenas, Socios Benefactores y Socios Protectores) están orientadas a empresas o instituciones; dos (Socios Colaboradores y Socios Estudiantes), a particulares; y las dos restantes (Socios de Mérito y Socios de Honor), a personas que por su contribución económica, trayectoria, méritos… sean designadas por la Junta Directiva de manera temporal. 

Los Socios Mecenas, Socios Benefactores y Socios Protectores se diferencian principalmente en la aportación anual de cada modalidad (6000, 3000 y 1500 euros) y en el grado de publicidad que se hará de ellos desde el Centro en los actos y eventos que se organicen. Todos estos socios tienen derecho a utilizar los espacios del Museo (no se especifica para qué tipo de actos, ni qué espacios ni en qué condiciones), la primera vez de forma gratuita y el resto aplicando diferentes descuentos en función de cada modalidad (40%, 30% y 20%). Además, desde el centro se podrán ofrecer visitas guiadas exclusivas para los empleados de la empresa o sus clientes, además de actividades didácticas exclusivas para los hijos de los empleados de la empresa y sus colaboradores. Junto a esto, desde la Asociación se ofrecerá a estos socios asesoramiento para la creación de colecciones corporativas, la producción de regalos de empresa y la organización de viajes de empresa. (Tengo que decir que he estado investigando webs de diferentes asociaciones de amigos como la del Museo del Prado, el Guggenheim de Bilbao, el Macba, o el Reina Sofía y en ninguna he encontrado que se ofrezcan visitas o actividades didácticas exclusivas para empleados o hijos de empleados de las empresas benefactoras.)

Los Socios Colaboradores y Socios Estudiantes sólo se diferencian en la cuota anual (50 y 20 euros) y los beneficios que se ofrecen son los mismos que habría que añadir a las tres modalidades anteriores: desgravación fiscal, invitación a pre-inauguraciones exclusivas, posibilidad de asistir a la cena anual de gala y a viajes organizados desde la Asociación, y preferencia y descuento en congresos, cursos y seminarios, entre otras.

Tengo que decir que este tipo de iniciativas siempre son bienvenidas y, en este caso, me parece que era algo necesario, aunque echo en falta algunas cosas que creo que son importantes. 

No entiendo por qué no se ha creado una modalidad de socio intermedia entre Socio Protector (1500 euros) y Socio Colaborador (50 euros) en la que podrían entrar colectivos y pequeñas empresas de la ciudad que quizás puedan estar interesadas en contribuir al desarrollo y el funcionamiento del Centro Helga de Alvear. Las cifras que se manejan son inalcanzables no sólo para la mayor parte de las empresas de Cáceres sino de toda Extremadura.

Tampoco entiendo por qué no se han establecido vínculos con otros centros de arte y museos, dando la posibilidad de acceder de manera gratuita a los socios de Helga de Alvear y permitiendo que los socios de otros centros tengan, por ejemplo, descuentos en las publicaciones del Centro de Helga de Alvear (ya que el acceso es gratuito) o posibilidad de acceder a una pre-inauguración exclusiva al año.

Es importante que exista esta asociación y es importante que a través de las aportaciones de los socios se consigan fondos para organizar actividades que complementen la oferta expositiva y educativa del centro, pero es muy importante que estas actividades no se centren sólo en “los que ya saben de arte” o en el público infantil. Sí, es algo que pasa en muchos museos, pero no olvidemos que hay muchos cacereños que, no sólo no han visitado nunca el Centro Helga de Alvear: no saben que existe y no conocen la importancia que tiene para Cáceres. 

Queda mucho por hacer, por dinamizar un centro que no tiene presencia en redes sociales, pero que tiene conexión wifi gratis que nunca se ha usado para organizar, por ejemplo, un encuentro de tuiteros. Porque la relevancia internacional o los turistas de fin de semana no van a llenar de vida las salas. Los cacereños sí. 
Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *