libros

La clave Gaudí

Hace un par de días terminé de leer La clave Gaudí. Es un libro entretenido, pero, para mi gusto, la historia no es creíble, a pesar de que todo va encajando. Me ha parecido que se recreaban demasiado en las partes violentas. Hay demasiados asesinatos y son demasiados detallistas para mi gusto.
Además, en el libro las fechas (y los números en general) son muy importantes, especialmente el año 1926, que es una fecha clave para resolver el enigma. El año 1926 es, supuestamente, el año en que murió Gaudí, que en realidad murió veinte años antes, en 1906.
Estoy convencida de que la fecha se ha modificado a propósito, pero he echado de menos al acabar el libro, un apartado que aclare cuáles son los datos inventados, cuáles han sido modificados, y cuáles son reales. Esto lo hace Eduardo Mendoza al final de El asombroso viaje de Pomponio Flato, y también Elizabet Hickey en El beso, una novela que trata de la relación de Gustave Klimt con la que supuestamente fue su musa.
De todas formas, me han gustado las conversaciones de los tres personajes protagonistas sobre Gaudí, porque además de la visión más común que es la que aporta María, se analiza la obra de Gaudí desde el punto de vista de una japonesa, Taimatsu, que lo relaciona con el arte oriental, y desde el punto de vista de un matemático, Miguel, que habla a partir de la geometría fractal.
Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *