artistas extremeños Exposiciones

Más muertas vivas que nunca

Hasta el próximo mes de diciembre, el Centro de Arte Ca L’Arenas del Museo de Mataró presenta el ciclo de vídeo Warlike: atlas de un mundo difícil, que se enmarca dentro de la temporada 2009 / 2010 sobre Arte y Guerra.

Marta de Gonzalo y Publio Pérez participan en el ciclo con su proyecto “Más muertas vivas que nunca”, que fue producido por el MEIAC en el año 2002 y que trata sobre la matanza de Badajoz de agosto de 1936, especialmente sobre las mujeres asesinadas, con el objetivo de construir un panteón popular, de servir como denuncia poética y evitar que se olviden los hechos de nuestro más pasado más inmediato. Pero también es una crítica a lo que ellos llaman “monumentos vivos” audiovisuales, manipulados según intereses políticos o históricos, sin que podamos escuchar a los protagonistas.
Por eso, en Más muertas vivas que nunca se funden imágenes de la historia del arte (el cuadro El peinado de Degás, que les sirve para hacer una reflexión sobre la mujer como “colectivo sometido al poder y al deseo, la infancia mediada, la violencia política y la muerte”), con imágenes de archivo y con la voz de una de las mujeres asesinadas en Badajoz, que, según dice el programa de Warlike (en catalán), “habla desde la muerte, entendida como un estado mental de expectativa de lo que los vivos pueden hacer de sus sociedades. Está triste por su lucha estéril, por la facilidad con que el olvido contribuye a la pérdida de derechos, y por la facilidad con que se dañan la energía y la muerte de otros, esos otros anteriores en el tiempo, que lucharon para hacer del mundo un lugar mejor. Esta mujer está muerta pero no del todo, ya que aún son visibles algunas de las consecuencias positivas de su sacrificio”.



 

Agosto calienta y huelo mi cuerpo vivo en sus cuerpos.
Recuerdo y aprendo
Sus días se abren camino desde mis carnes,
por raros, por inconformistas, por libres, por ilusionados.
Me quiero morir pero no puedo,
porque aquí en la noche
pienso, siento siempre
con el cerebro que ya no tengo.
Recordar me hace más viva,
porque en mis ojos se prometían estos otros ojos,
los de aquellas personas que hoy los cierran al sol.

Un latido agarrado a la boca del estómago 65 años
se deja confundir con un grito, una risa o un gemido.
Huelo sus cuerpos vivos en mi yo
que respira y huele desde ellos ahora.

Un objeto pequeño se abre camino entre sus mis carnes,
por curiosas, por justas, por creativas, por soñadoras.
El vídeo puede verse en este enlace
Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *