comisariado ferias de arte

No le pidas a nadie lo que no quieres para ti

Cuando hace cuatro días escribí un correo solicitando información sobre la convocatoria de nuevos comisarios de Room Art Fair sabía por otras ediciones que era un proyecto no remunerado pero pensé que nunca está de más ir haciendo proyectos, conocer gente nueva y nuevas posibilidades. Poder comisariar una exposición en una habitación de un hotel, en una feria de arte, en Madrid, en algunos momentos es algo que puedes llegar a plantearte aunque no te reporte beneficio económico.

Anoche recibí la respuesta a mi correo, después de varias menciones a @RoomArtFair en twitter que nunca fueron contestadas.

Las condiciones eran claras y pueden resumirse así:

“Tú te encargas del montaje, del transporte de las obras, de cuidar la exposición. Nosotros no nos hacemos responsables de lo que pueda pasar, te damos difusión y el alojamiento en la habitación en la que se hace la exposición y desayuno en el hotel. No puedes comercializar con las obras expuestas”.

Resumo las condiciones de la convocatoria porque en ninguna parte del archivo pdf ni de los correos que recibí se hacía alusión a que el contenido que aparecía fuera confidencial. De todas formas todo lo que he dicho antes ya lo sabía y, en un momento dado, como he dicho antes, puedo llegar a valorar los pros y los contras. Y reconozco que aceptándolo estaría alimentando un sistema que no es justo.

Lo que me ha indignado de verdad es que para que visualicen tu proyecto debes rellenar un formulario de inscripción y pagar una cuota de diez euros.

Antes no he dicho que el proyecto que se presente tiene que ser inédito y que se valora que esté adaptado al espacio y las condiciones de la habitación del hotel. Por eso, sospecho que la mayor parte de los proyectos que se presenten han sido redactados pensando exclusivamente para esta convocatoria.

Cuando recibí el correo y leí las condiciones me indigné bastante. Pagar para que vean el proyecto me parece una falta de respeto de la organización hacia quienes se presenten, y en mi caso aceptar eso también suponía una doble falta de respeto hacia mí misma (primero por no cobrar y segundo por tener que pagar para que te tengan en cuenta) y desde el primer momento tuve claro que por ahí no estaba dispuesta a pasar.

Decidí escribirles un correo explicando todo lo que cuento en el post y diciéndoles que, por convicción personal, había decidido que no quería presentar ningún proyecto. También les invité a que para siguientes convocatorias se replantearan ese punto.

Mi sorpresa fue la respuesta. En un tono muy ofendido me decían que si lo que quería es que ellos hicieran su trabajo gratis y que les estaba faltando al respeto. También me invitaban a hacer un proyecto como el suyo para ver lo que cuesta.

Tengo que decir que sí sé lo que cuesta hacer proyectos y en algún momento desde Lemon y Coco nos  hemos planteado hacer una feria de arte. ¿Por qué no lo hemos hecho? Porque a falta de patrocinios no queremos caer en malas prácticas de este tipo y porque tengo claro que no voy a pedirle a nadie lo que no quiero para mí.

Yo no le digo a nadie que no cobre por su trabajo, pero que nadie me diga que no puedo cobrar yo por el mío y mucho menos que me pidan dinero por presentarme a una convocatoria no remunerada.

#dilesNo

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

7 Comentarios

  1. Yo vi las bases el año pasado, y además de solo ceder la habitación y tener que encargate tú de todo, en cuanto vi que había que pagar esos 10 euros que mencionas, dejé de leer, ni me molesté. Lo que más me sorprende es que la gente sí se presenta a este tipo de robos y de degradación del trabajo del comisariado joven.

      1. Sí, el primer año fue gratis, lo que no sabía es que el año pasado ya hubo cuota de inscripción. Me parece muy lamentable. Hemos pasado de malas prácticas a prácticas denigrantes y si no nos plantamos este es el futuro que nos espera 🙁

      2. En este caso la acción es simple y sencilla: que nadie participe, que se sepa en qué condiciones pretenden hacer que profesionales hagan un proyecto inédito además. El problema viene cuando sigue habiendo gente, que no sé cómo definir, que les da coba y, lo que es más triste, dinero.

        1. La verdad es que cada uno es libre de hacer lo quiera, quien decida presentarse imagino que tendrán sus razones. Eso sí, creo que hacen un daño enorme al sector y que valoran muy poco su trabajo

  2. A ver si lo entiendo, para que ellos cobren por su trabajo el resto tiene que no sólo trabajar gratis sino pagar por hacerlo.
    Habrán dedicado noches en vela a elaborar una argumentación tan sofisticada.

  3. Este sistema de engaño, hace tiempo que funciona. A mi, me sucedió ara unos 20 años buscando un piso de alquiler. Primero me exigían pagar una cuota para localizar la vivienda adecuada a mi situación y después se llevaban el porcentaje mensual por el alquiler. Por supuesto cobrando a inquilino y propietario. “Siempre habrá gente dispuesta ha aprovecharse de las miserias, sueños, ilusiones o necesidades de los demás.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *