arte contemporáneo colección helga de alvear escultura Exposiciones

Pipas de girasol II

La instalación de más de cien millones de pipas de porcelana que Ai Weiwei preparó para la Tate Gallery de Londres no  ha estado abierta ni tres días. La gran afluencia de público que acudió para verlas, tocarlas y pasear por encima (pueden verse fotos en algunas webs) generaba un polvo que era perjudicial para la salud, aunque en algunos medios se ha hablado de que la verdadera razón es que los visitantes cogían algunas de las pipas como recuerdo.
El diario británico The Guardian, el día de la inaguración de la exposición, publicó el artículo ¿Está bien robar una pipa de la Sala de Turbinas? en el que se recogían unas declaraciones del artista sobre esto:
Si yo fuera parte del público me gustaría coger una pipa, pero para el museo es una obra total y coger una pipa afectaría al trabajo. Las instituciones tienen sus propias políticas, pero a mí me gustaría coger una“.
Al final, sea cual sea la razón, los visitantes tienen que conformarse con ver la instalación desde lejos.
Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

4 Comentarios

  1. Pero entonces habría valido la pena. Apuesto que el artista lo hubiera agradecido, porque entonces, en la pieza, se completaría este juego de real-no real. Y del peor es nada. Y ese tipo de cosas. Pero sólo estoy especulando. Saludos.

  2. No va mas allá de los hurtos el artículo y la obra, quizá que es eso lo que provoca esta obra y nada más. Me parece que al artista le interesaba como publicidad que la gente se llevara una pipa y a la sala le molestó el asunto.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *