internet museos

#UnCMparaElPrado

Hace algunos meses que lo comentamos a través de los corrillos que se forman en las redes sociales y el pasado viernes, 17 de febrero, en #arteyuncafé, fue casi la primera pregunta tras las desvirtualizaciones:
¿Tú sabes quién lleva el twitter del Museo del Prado?
Era una duda que muchos teníamos porque el Museo del Prado es, a día de hoy, y como indicó ayer Pilar Delgado en su blog, uno de los ejemplos más representativos de malas prácticas en las redes sociales dentro del sector de los museos de España.
Al principio se limitaban a utilizar su cuenta de twitter exclusivamente para mostrar informaciones del museo pero a lo largo de los meses su uso ha evolucionado y han empezado a interactuar con los usuarios y a responder algunos tuits, aunque tengo que decir que, en mi opinión, no lo hacen de manera constante.
La primera vez que interactué con ellos fue hace varios meses. En los medios se había anunciado que el Museo del Prado había publicado en su web un catálogo digital e interactivo de una de sus exposiciones. Adrián Hiebra y yo comentamos entre nosotros que nos sentíamos decepcionados al ver que esa publicación innovadora no era más que un pdf con enlaces. Creíamos (creemos) que un museo como El Prado puede y debe ofrecer algo más.
Mi sorpresa fue que al día siguiente recibimos una respuesta por parte del Museo del Prado. Una respuesta larga utilizando la herramienta Twitlonger. Aunque no puedo aportar aquí el tweet original recuerdo que empleaban un tono elevado y se sentían ofendidos ante nuestros comentarios porque en su opinión habíamos faltado al respeto el trabajo del comisario de esa exposición, que se había encargado de elaborar el catálogo.
Ese tono elevado, distante, excesivamente institucionalizado y muchas veces a la defensiva ante lo que ellos consideran críticas se ha mantenido hasta el dia de hoy. Ante preguntas del tipo “¿Podrias decirme como ha evolucionado el precio de la entrada durante los últimos años?” la respuesta era un seco “Míralo en el BOE”.
Con estas respuestas la duda era evidente: ¿quién estará detrás del usuario @museodelprado? ¿por qué se pone a la defensiva cuando hago algún comentario que no es negativo, pero tampoco halagador? ¿por qué se me quitan las ganas de visitar el museo cuando leo ciertas respuestas? Ellos desde la cuenta del museo hablan de malinterpretaciones y yo no dudo de la buena intención de las personas que responden.
Ayer después de una larga y a veces tensa conversación no conseguí responder a todas las preguntas anteriores pero sí entendí algunas cosas porque

EL MUSEO DEL PRADO NO TIENE COMMUNITY MANAGER
Los perfiles en redes sociales del museo son gestionados indistintamente por miembros del equipo de comunicación, que no pueden encargarse de manera exclusiva a gestionar la comunidad online creada en torno a El Prado.
El equipo de comunicación está integrado por profesionales con formación en comunicación, gestión cultural, entorno web, historia del arte e idiomas.
Dos miembros del equipo de comunicación se encargan de gestionar todos los proyectos online del Museo del Prado y aquí es donde se incluyen las redes sociales pero entiendo que también la gestión de la web y el desarrollo de acciones específicas que se realizan para promocionar exposiciones u obras concretas.
Pero además de tener que compatibilizar la gestión de redes con otras tareas que igualmente merecerían dedicación exclusiva, estas personas dedican voluntariamente parte de su tiempo fuera de la jornada laboral para atender los comentarios de los usuarios de las redes sociales.

La Dirección de Comunicación considera que una figura única no es lo más idóneo para un museo tan complejo pero nadie dijo que tuviera que haber una sola persona. ¿No será que en el Museo del Prado consideran que las redes sociales son una pérdida de tiempo o que piensan que este tipo de comunicación consiste en trasladar al ámbito virtual la atención a visitantes que se ofrece en el propio museo?

No se trata de que en el Museo del Prado exista una figura única dedicada a las redes sociales. Se trata de que el Museo del Prado incorpore a su plantilla la figura del community manager (puede y debe haber más de uno, o un equipo de profesionales), una persona con formación y experiencia en ese campo, con capacidad de gestionar comunidades online, de hablar con amabilidad, de idear acciones que permitan que los usuarios se sientan parte del museo.
Señor Miguel Zugaza, no es justo (ni beneficioso) que trabajadores del Museo del Prado dediquen su tiempo de descanso a contestar mis tuits. La figura del community manager es necesaria para el Museo del Prado. Más que El Guernica.

#UnCMparaElPrado

Si te ha gustado, comparte
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Soy historiadora del arte y escribo este blog desde el año 2007. Me interesa el arte contemporáneo, la educación y la aplicación de procesos participativos al arte y la cultura

7 Comentarios

  1. Estupendo post Montaña. Estoy de acuerdo contigo en lo que expones, de hecho, yo nunca interactúo con ellos, pues la verdad, los siento hostiles en cuanto cualquier comentario pueden tomarlo como crítica que, por otro lado, soy de las que piensan que las críticas se deben escuchar y valorar. Pueden ayudarte a mejorar.Besos. Laura.

  2. Clarito como el agua. Felicidades Montaña! A ver si cambian su actitud, al menos nuestra labor como historiadoras del arte e interesadas en sus colecciones ha quedado reflejada. Ojalá todo el mundo se atreviese a exponer públicamente, con argumentos, puntos de vista y soluciones los problemas que existen hoy día en las instituciones culturales. Con el silencio no vamos a ningún lado.Pilarhttp://eldadodelarte.blogspot.com

  3. Yo a lo mejor es que no estoy al corriente de todos los comentarios. desconozco esas respuestas que comentais (sí me di cuenta de esas otras del tipo BOE), pero no sé…, me parece un tanto severa vuestra posición. Comparto con vosotros la idea de que el Museo del Prado (como tal pinacoteca nacional) tenga la necesidad de tener un equipo que se encargue de las redes sociales, pero no del mal uso de su gestión ni de la supuesta "falta de respeto" hacia el público virtual. No os olvideis de que pocos son los museos que tienen en cuenta esta vía de difusión e información. Desconozco el uso que harán en Facebook, pero el de Twitter no me parece especialmente abusivo. No me entendais mal, opino como vosotros, pero creo que deberíamos de ser un poco más tolerantes y comprensivos con temas tan nimios. Ellos, los encargados de contestar esos tuits, son trabajadores a los que nadie obliga a gestionar este tipo de cosas. Si lo hacen en su tiempo libre de descanso, lo harán por puro altruismo, ¿quién lo sabe? Para terminar con esto, solamente queria deciros que si nosotros nos volvemos rígidos con temas así, es muy difícil ser comprensivo con problemas mayores y "reales". Tampoco albergueis remordimientos al dichoso comentario de Zugaza y el Guernica, seguramente él no sabía nada de esto. Actitudes censuralistas nunca llegaron a buen puerto, chic@s. No nos convirtamos en aquello contra lo que hemos luchado nosotros mismos.Buenas noches a todos, disculpad si he sido muy cortante, sólo es la opinión de un individuo sensible al arte,ERA…

  4. @anónimo. Por supuesto que estas reflexiones se pueden trasladar a las bibliotecas, aunque se ha centrado en El Prado esto refleja una realidad que existe en muchas instituciones culturales.@Laura, gracias. Tanto Pilar como yo hemos hecho esto con la intención de que puedan mejorar las cosas, aunque desde el Museo del Prado no lo hayan entendido así.@Pilar, estoy de acuerdo contigo. Me gustaría mucho que personas que sabemos que piensan igual que nosotras hicieran pública su opinión. No vamos a conseguir que cambien las cosas, pero al menos estamos mostrando que no estamos de acuerdo con ciertas prácticas.@ilbuenarroto, en ningún momento hemos hablado de faltas de respeto ni de trato abusivo. Hemos hablado de tono elevado, excesivamente institucionalizado y poco amable. Ya habrás leido que @via_di_uscita no interactúa con ellos por eso. Como ya he comentado por tuiter, me parece loable que las personas que llevan el twitter del Museo del Prado utilicen parte de su tiempo libre para contestar los comentarios, pero esa situación me parece bastante irregular y más tratándose del Museo del Prado. Si al final del post me dirijo a Miguel Zugaza es porque pienso que esta situación irregular es consecuencia de una falta de concienciación respecto a estos temas en las altas esferas del Museo. El Prado puede y debe permitirse contar con un equipo de profesionales encargados exclusivamente de gestionar las redes sociales.No estamos censurando nada. Estamos mostrando una realidad que hemos ejemplificado en el Museo del Prado pero que desgraciadamente es más habitual de lo que creemos.

  5. Me parece estupendo que gente interesada en el mundo del arte y con presencia 2.0 haga comentarios, tuits, posts, etc, como un tema como este.Las redes deben favorecer el entendimiento, no lo contrario. Y creo que en este caso el Museo del Prado está mostrando una imagen poco positiva al tomar una actitud donde aceptan poco las críticas por parte de gente que entiende más del mundo de Twitter que lo que ellos demuestran.Creo que entre todos deberíamos apoyar el hashtag #unCMparaElPrado y así colaborar a la difusión de estos contenidos sobre malas prácticas.Twitter es una red social que como otras favorece la unión y comunicación entre usuarios. Ahora podemos dar un paso más y como con otras muchas iniciativas ya existentes, buscar EL CAMBIO.Ojalá no sea una utopía y alguien oiga a los usuarios que demandan un giro en la política de comunicación en redes sociales de la pinacoteca española que tanto ADMIRAN. Nadie creo que lo esté haciendo como ofensa, y si nos estamos preocupando y generando material sobre el tema es porque hay una afinidad con el Museo, nos preocupa esta imagen, y creemos que puede mejorarse para el bien de todos. Contribuir, mejorar, reflexionar, colaborar, desarrollar… espero que el Prado entienda todo este proceso como un consejo desde el cariño de sus seguidores.

  6. Totalmente de acuerdo con el post. Una institución como el Museo del Prado no debería estar en las redes sociales sin una persona especializada que se encargue de gestionarlas. Yo soy relativamente nueva en el mundo twittero, pero en lo poco que llevo en él, me asombra gratamente la cantidad de personas que saben sacarle partido, labrarse una reputación on-line, interactuar, compartir, e incluso evolucionar gracias a lo que este medio puede aportar. Me parece una pena que una institución como el Prado no esté siendo capaz de ver que se puede evolucionar y mejorar mucho sabiendo aprovechar las redes sociales.Estaría bien que estas críticas sirvieran para que se lo plantearan.Saludos, y muy buen post. Encantada de descubrir este blog.Nisawww.artusualartesanal.blogspot.com

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Tienes que rellenar todos los campos marcados *