Cinco exposiciones que deberías visitar en 2024

18 Feb, 2024

Visitar exposiciones de mujeres es un acto político. No sé si hay un estudio específico sobre visitantes a exposiciones de mujeres, pero estoy segura de que mayoritariamente somos mujeres. Y no creo que vaya desencaminada, porque somos las mujeres las que vamos más a los museos. Las mujeres leemos más libros de mujeres que los hombres, y las coleccionistas mujeres también compran más obras de mujeres artistas que los coleccionistas hombres. Parece que lo que produce la mitad de la población sólo nos interesa a las mismas.

Tampoco parece interesar, a veces, a los medios. Recuerdo que hace un tiempo leí un titular que nombraba algunos de los artistas destacados de la temporada y terminaba con “y las mujeres”. Porque nosotras parece que seguimos sin tener nombre propio.

Te recomiendo aquí cinco exposiciones de mujeres artistas que deberías visitar en 2024, aunque podrían ser muchas más.

Delhy Tejero. Memoria y creación’ en el Museo Patio Herreriano (Valladolid). Del 2 de marzo al 9 de septiembre

Delhy Tejero es una artista maravillosa, imprescindible. No puedo ser objetiva porque de vez en cuando abro sus Cuadernines por una página al azar a ver qué encuentro. Porque Delhy Tejero escribía sobre lo cotidiano y el arte con una naturalidad que es casi adictiva, quizás porque lo escribía para ella y no pensando en que lo leeríamos años más tarde. Fue una artista fascinante, que desbordaba creatividad, que exploraba lenguajes y materiales, que viajó mucho y pintó murales. Una gran ilustradora que quiso jugar también con la abstracción. Una mujer decidida que, cuando se le acabó la beca que le había concedido la Diputación de Zamora, logró mantenerse en Madrid para finalizar sus estudios en la Academia de Bellas Artes de San Fernando gracias a sus colaboraciones con revistas. También dibujó brujas y duendinas, y las transformó en muñecas, dicen que para calmar así la soledad que sintió en su infancia tras la muerte de su madre.

‘Mari Chordá… y otras muchas cosas’ en el MACBA (Barcelona). Del 5 de julio de 2024 al 12 de enero de 2025

Lo de Mari Chordá es de otro nivel. Fue una figura fundamental del feminismo en el contexto de Cataluña, no sólo en el arte. También por su labor como activista. Ella fue una adelantada a todo. En 1955, cuando tenía 13 años, su madre le pidió que pintara una virgen. Y la pintó, claro. Pero barriendo el serrín del taller de san José. Después, en 1966 pintó su ‘Gran vagina’, años antes de que Judy Chicago y Miriam Schapiro teorizaran sobre la iconología vaginal. En ese momento, Chordá no sabía lo que estaba pasando fuera de España, ni tampoco mostró esa serie de obras en público. Sólo a algunas amigas artistas como Soledad Sevilla. También se autorretrató durante su embarazo mostrando los cambios que se producían en su cuerpo en una serie de obras, a medio camino entre la figuración y la abstracción.

Ana Gallardo. Tembló acá un delirio’ en el CA2M (Móstoles). Del 2 de marzo al 19 de mayo

Ana Gallardo se define como artista política y su vida estrechamente a su práctica artística. Gallardo se inició como pintora buscando establecer un vínculo con su madre, que era pintora y que falleció cuando era un niña. Sin embargo, se consideraba una mala pintora, y cuando estaba a punto de abandonarlo todo, encontró un vehículo de expresión que se adaptaba más a sus intereses, a través de la instalación y la performance. Lo cotidiano y lo personal se cruzan con problemáticas y violencias que afectan al conjunto de las mujeres. Sus proyectos hablan sobre la precariedad laboral y el problema del acceso a la vivienda, de sus fracasos sentimentales, de la violencia de la ilegalidad del aborto, del envejecimiento o de la violencia sexual y los feminicidios cometidos en el contexto de la guerra de Guatemala. Pero sobre todo hablan sobre la vida, y sobre el hecho de estar vivos. Con motivo de la exposición se presentará además una performance que se inserta dentro del proyecto ‘Te busco en otro nombre’, en colaboración con la activista guatemalteca María Us.

María Blanchard. Pintora a pesar del cubismo’ en el Museo Picasso (Málaga). Del 30 de abril al 29 de septiembre

A pesar de que el de María Blanchard es un nombre conocido dentro de la historia del arte, su trayectoria y su vida siguen siendo todavía, igual que en el caso de otras muejeres artistas, objeto de habladurías y de suposiciones sin contrastar, especialmente a lo que tiene que ver con su vida personal y cómo ésta se habría reflejado en sus obras. Por eso su recuperación y revisión a través de exposiciones y proyectos de investigación rigurosos que se vienen desarrollando especialmente durante los últimos años son una necesidad. Blanchard fue una pintora que no sólo se adhirió a las propuestas cubistas en la práctica sino que también consta que sus aportaciones fueron teóricas. Además, su cercanía a Juan Gris y la existencia de influencias mutuas entre ambos ha provocado que durante mucho tiempo se hicieran atribuciones erróneas de sus obras. En esto también tuvo que ver que tras la muerte de Blanchard su familia decidió retirar sus obras de la circulación, con lo que esto supuso para la invisibilización y el olvido de la artista durante las décadas posteriores.

Juana Francés. Centro Niemeyer (Avilés). Del 21 de marzo al 2 de junio

Las mujeres artistas tienen la mala costumbre de nacer el mismo año que los genios así que no tienen quien las celebren, o para ser más exacta, no tienen quien las celebre por todo lo alto. Es el caso de Juana Francés. Este 2024 se cumplen cien años de su nacimiento. Durante 2023 esta exposición se mostró en el IVAM de Alcoi y este 2024 va a itinerar, que se sepa, hasta Avilés, y ni siquiera en la nota de prensa difundida por el IVAM se hace mención a su centenario. Juana Francés fue fundadora del grupo El Paso, aunque su permanencia en el grupo fue breve. Según algunos, se debía a su baja calidad artística y según Natalia Molinos fue por los celos profesionales que Antonio Saura y otros integrantes sentían hacia ella, e igualmente su rechazo a las proposiciones del primero. No era fácil para una mujer dedicarse al arte en la España de los cincuenta y ser tomada en serio. Por participar en una exposición colectiva junto a otras mujeres fueron denominadas “el grupo del ovario” y esto irritó mucho a Francés. Una de las consecuencia fue que decidió firmar sus obras usando sólo su inicial. Su trabajo es potente y experimental y llegó a formar parte de las exposiciones que se hicieron sobre el informalismo español en el extranjero.

Si quieres saber más sobre historia del arte con perspectiva feminista y mujeres artistas puedes mirar mis cursos y recursos

¡Hola! Soy Montaña

Soy historiadora del arte y he trabajado con el Instituto de las Mujeres, la Comunidad de Madrid, la Junta de Extremadura, ARCO Madrid o LABoral Centro de Arte y Creación Industrial

Aprende sobre historia del arte con perspectiva feminista con contenidos exclusivos que llegan directos a tu email una vez al mes para que te organices como quieras

"